4/01/2021

La Argentina repartida en pedazos.

El ensayo imperial con la Argentina no ha terminado.

 


No se crea para nada que con la desarticulación del lawfare, o su descripción intrínseca del circuito nervioso de medios y jueces se detiene el repechaje de la élite. El objetivo de tamaño préstamo con el guiño de Donald Trump es de nivel superior en lo político. Que ganara Macri y no chocara la calesita como la chocó, no habría cambiado el propósito de fondo que tiene la triada EE.UU, Inglaterra e Israel para con nuestro país. 

Trump, tuvo en Macri un presidente funcional a la necesidad de reposicionar a Estados Unidos en la región, reimponer a la OEA en detrimento de la Unasur o la Celac, aislar a los países bolivarianos e impulsar los intereses de las grandes empresas estadounidenses, que buscan mejores condiciones para hacer negocios en Sudamérica. La razón del préstamo del FMI a manos llenas a Macri no fue para ayudar a la Argentina, sino para sostener el plan estratégico diseñado para la región. De todas maneras era la Argentina la que tenía que cargar con el muerto, como está ocurriendo.  

La Argentina es un país repartido en el tablero colonial del Siglo XXI cartografiado por Estados Unidos, Inglaterra e Israel. El mapa continental más las Islas Malvinas y la Antártida es el menú tan apetecido. 





El proceso que vivimos hoy a nivel poblacional es la instalación del plan de convencimiento social de que resulta natural fraccionar el territorio, por sus recursos naturales.  Los argentinos deben entender que no se pueden dar un gobierno democrático por sí mismos, ni administrar soberanamente sus potenciales estratégicos y por lo tanto debe ceder el comando del futuro a las élites. 

Se siembra el odio, la anti política, la perdida de identidad con un fragoteo cotidiano hacia el NO lugar y el embrutecimiento masivo. La gente común es atravesada como los rayos ultravioletas por los metamensajes y la operaciones. Es pensada y lentamente amará a sus amos y verdugos. 

Alcides Cruz

Cesión de territorios en canje de deuda

El debilitamiento de los estados nacionales para reforzar la supremacía del poder financiero internacional es una premisa del Nuevo Orden Mundial que se verifica en diferentes escenarios del mundo. En este contexto, la Patagonia aparece como una prenda de cambio perfecta para “rescatar” a la Argentina de otra “crisis”.

En los años turbulentos del 2001, cuando Argentina cayó en cesación de pagos, la prensa global llegó a sugerir que la Patagonia, inmensamente rica en recursos, fuera separada del resto del país para servir de mecanismo de pago de la deuda en default. Años después el profesor de Harvard Richard N. Cooper, escribió una propuesta en consonancia con el pensamiento de Anne Krueger (entonces titular del FMI] para someter a las naciones endeudadas a procesos de quiebra con el fin de que los activos sean liquidados y los ingresos resultantes distribuidos entre sus acreedores, bajo la guía de un tribunal global.[7]

La Patagonia argentina ya es un territorio internacionalizado. La compra masiva de tierras por parte de extranjeros en Argentina, que lleva décadas, había sido reglamentada en 2011 por el Congreso, disponiendo un límite del 15 por ciento de las tierras cultivables del territorio nacional, y hasta 1000 hectáreas por persona.[8] La administración colonial de Macri, por decreto, eliminó estas restricciones, y el proceso de adquisición masiva de tierras se profundizó. Ya hay extensos territorios en el sur argentino que funcionan como micro estados, con su propia red de carreteras, pistas de aterrizaje, fuerzas de seguridad y fuentes de energía, como las propiedades del magnate británico Joe Lewis. [9]

La entrega de tierras patagónicas a cambio de asientos contables que alivien la artificial deuda argentina podría efectuarse sin necesidad de una partición formal del Estado, o de una “declaración de independencia” de un grupo de colonos. El “negocio” de la Argentina podría disfrazarse mediante la cesión de tierras a ONGs o poderes privados que administren un territorio bajo la modalidad que Boaventura de Souza Santos denomina “nuevo gobierno indirecto”: el Estado se retira de la regulación social y poderosos actores no-estatales obtienen control sobre las vidas y bienestar de vastas poblaciones, la tierra, el agua potable, las semillas y los bosques. [10]

El ”negocio” para el Tesoro nacional podría ser presentado bajo la forma de la cesión de territorios diminutos. Sin embargo, siempre existirá el potencial de que sean expandidos de facto mediante la ocupación progresiva o la guerra. Hace falta señalar que, a la par de políticas de desguace y debilitamiento del Ejército argentino,[11] la administración colonial de Macri ha autorizado el ingreso de tropas extranjeras y la instalación de una base estadounidense en Neuquén, a las puertas de la Patagonia. En alianza con el Ejército británico en Malvinas, la zona aparece bajo estrecho control extranjero.[12]

Una sociedad dividida y sumida en penurias, un ejército nacional sin capacidad operativa y un proceso de infiltración de capitales y elementos militares extranjeros, parecen la antesala perfecta de eventos en los que Argentina pierda parte de su integridad territorial. Referencias oficiales no faltan: el rabino Sergio Bergman, ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, ha profetizado hace pocos meses que la Patagonia, como “tierra prometida, debe ser partida y repartida”. (Contrainfo)










---

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Opine Libremente pero Evite Insultos.

El Vecinal TV

Radio Vecinal On Line

Únete al Portal en Facebook

Lo Mas Leido

Guía Digital