10/03/2022

Garupá. Escuela 930. Operativo de firmas para una carta. Aguas divididas.

El viernes 30 de septiembre fue un día lluvias y lloviznas intermitentes en Garupá. A las siete y algo más, padres y alumnos de la escuela 930 esperaban en la intemperie que se abran las puertas. La mañana amaneció fresca. Alguien mandó la foto y preguntó atinadamente: ¿Por qué no abren el colegio para que los chicos entren?
 




La polémica desatada por las denuncias de acoso laboral y mal trato de la Directora de la Escuela 930 del Barrio 110 Viviendas de Garupá tuvo un nuevo giro a partir de la intervención sumarial del Consejo General de Educación.

Tal como se informó en una nota anterior, desde el Sindicato SEMAB CEA se alertó sobre la metodología acusatoria del CGE que recae sobre la parte más débil del sistema: los maestros - modo propio de épocas prusianas. El maestro raso debe probar que su superior está en falta. 

A vista de pájaro se observa que el desmadre, las diatribas de unos a otros, el enfrentamiento interno de los docentes entre sí y con la directora, es la consecuencia de un letárgico accionar, irresoluto, de aquellos funcionarios con máxima charretera; la contienda se desangró en el río. Los niños y sus familias asisten a este triste o controversial sainete. 

Una nota escrita por un padre - dicen -  repartida por madres del establecimiento salió a repudiar a las maestras y a la portera que hablaron con este medio, al tiempo de negar toda anormalidad o quejas. 

El texto tiene el pergeñado objetivo de juntar firmas de apoyo al plantel docente "no hostil"  y a la gestión de la Sra Luisa Scheer, con el argumento encapsulado en un interés superior: "la defensa de la escuela". 

Ya en la primer parrafada discrimina entre "Docentes Buenos"...y obviamente malos. 

El escrito fue preparado con lenguaje articulado y declarativo, con hincapié específico en el señalamiento a las maestras denunciantes Miriam Fernández, Silvia Lescafette y Patricia Alvez, por las desavenencias, con la marcación de un mero interés sindical - político en el reproche.

Vecinos del barrio de las 110 Viviendas, cuyos hijos concurren por proximidad a la escuela 930, se negaron a firmar en varios casos la nota de marras, al presentir su sesgo,  que opera en el manto sutil de sostener que en la escuela las cosas funcionan muy bien, salvo por "un sector de litigios". 

Allegados al circulo escolar comentaron que la nota dirigida a la Supervisora Zonal Catalina Yure emergió del riñón directivo o de adentro de la escuela.  Es militada en la recolección de firmas, por vecinas del barrio 110 Viviendas que defienden la gestión de Scheer, como se dijo. 

Otras/os culpan a las maestras como las presuntas causantes de los problemas. Especialmente indican que la maestra Miriam Fernández no acata su rol y pretende trepar al cargo de dirección. Dicen haber visto discusiones en los pasillos y pretenden que los "trapos sucios" se laven puertas adentro del colegio. 

"Ambiente armonioso que se torna hostil cuando surgen estas controversias; nunca nuestros hijos han sufrido un malestar por ingerir alimentos de la escuela...o fuera de las normas de higiene; no tenemos queja hacia algún docente de ambos turnos; jamás estuvimos en disconformidad con el manejo del plantel docente o de los niños por parte de la directora" son los puntos núcleo del escrito producido el 28 de septiembre.  


Carta que circuló por Whatsaap en formato PDF


Una vez más nos comunicamos por mensajería con la Sra. Luisa Scheer para pedirle una entrevista y  preguntar sobre esta carta en particular; pudimos corroborar su objeción al mensajero (es la costumbre de muchos) y la filamentosa praxis de amedrentar con la palabra. Escuche y hágase una idea del modo: 



Hasta aquí la información recolectada más una invitación abierta a toda persona que quiera aportar al esclarecimiento del caso, sea funcionaria o no. Va de suyo que nos comunicamos con ambas veredas del conflicto. 

---

ALGUNAS CONJETURAS Y SOLILOQUIOS

En la video entrevista realizada por este medio a las maestras Fernández, Lescafette y Alvez quedó expresado públicamente que NO hay interés alguno de las mismas por quedarse con el cargo de la directora Scheer, tal como se ventila en el correveidile. 

Sendos reportajes, a las maestras y a la portera, despertaron la inquietud de padres por lo que ocurre en la escuela; por mensajes y comentarios, una cantidad de los mismos No sabía ni imaginaba los intríngulis que denunciaron los docentes y la auxiliar. 

(El operativo "clamor" en una carta presuntamente elaborada por un sector de padres / madres, de fragua escolástica, ratifica una antigua estratagema de la diplomacia inglesa: "sacar la víbora con la mano del otro" y coincide con el axioma maquivélico de "dividir para reinar".  El ABC del manual de la manipulación). 

Es evidente la postura dividida de los padres y el cuerpo docente - no de ahora -  desde hace dos años por lo menos. Por eso llama la atención, la repentina preocupación esbozada en la presunta carta empuñada por un sector de padres abnegados que rechazan enérgicamente la existencia de tres maestras y una portera que osaron denunciar  - No solamente en este medio - sino ante la Policía de la Provincia de Misiones - ya que de instituciones se trata. 






Denunciar "acoso y violencia laboral" es un instituto grave en sí mismo, con reserva de derechos protegidos en todos los convenios colectivos de trabajo.¿Quién se pondría a jugar con un asunto de esta naturaleza por puro gusto o se sometería a la autoflagelación emocional y física por un cargo que se decide políticamente? 

(No sé porque aparecen imágenes mentales de UDPM como la prolongación sindical de la  Renovación, personajes, funcionarios, docentes inventados, juntas de calificaciones que facturaban puntajes como sobresalió recientemente, firmas de acuerdos salariales con el SÍ puesto y la tinta fresca antes que se discutan, cortes de rutas, denuncias de escuelas sin agua, sin tizas, con un litro de alcohol para todo el mes en pandemia, etc.)

Pero resulta que en la Escuela 930, hay una armonía tal que, constituye en sí misma un micro mundo, un Shangri La o la Tierra sin mal. O sea. Se fueron maestros y se fueron alumnos a otras escuelas porque No soportaron tanta paz...tanta serenidad. 

---

De las conversaciones privadas mantenidas con varias fuentes escolares de la zona, a raíz de las notas, se desprende la notable falencia para el abordaje de alumnos especiales, con problemáticas psicofísicas o de aprendizaje en Garupá. 

Supimos que en Posadas, el sistema psicopedagógico está desbordado y en Garupá hay una sola profesional para un conglomerado de escuelas; que No hay presupuesto eficiente ni diligencia de la autoridad educativa provincial para resolver los innumerables casos que se presentan cada año cuando empiezan las clases.

--- 

Yendo un poco más a fondo y sobrevolando las alturas del poder delegado...

Hay una pulsión por tapar las cosas, de cohesionar complicidades, de mantener un status quo funcional a la construcción de un poder piramidal, con estructuras ad hoc, serviles, obedientes, viciadas con el paso del tiempo. La educación pública cruje. 

(Fin de la tercera parte)

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Opine Libremente pero Evite Insultos.

El Vecinal TV

Radio Vecinal On Line

Únete al Portal en Facebook

Lo Mas Leido

Guía Digital