5/04/2024

Colonia Delicia. Un caso líder. ¿Qué hacer con las aldeas Mbya para su inclusión en el desarrollo?


De izquierda a derecha: Juan Carlos Closs; Intendente Roberto Wern; Matías Sosa; Lorena Soto, Pte; Miguel Tarnoski; Pablo González



Silencio estampa que habla por si mismo. La denuncia por discriminación e incumplimiento los deberes de funcionario público No avanzó en el seno del Concejo Deliberante de Colonia Delicia. Las comunidades mbya guaraní reclamaron sanciones para los ediles. Hay sospecha de que van a cajonear el caso.




La localidad Colonia Delicia tiene alrededor de seis mil habitantes, de los cuales un 15% son pueblos mbya guaraní pre existentes. Entre las seis comunidades originarias, hay tres que cuentan con reconocimiento de sus propiedades.

Lo que inicialmente fue denunciado en los medios como un exclusivo acto de discriminación, por los dichos de dos concejales, tiene un costado inherente a una complejidad permanente y nunca resuelta sobre la organización social de las comunidades, sin perder de vista el respeto que merecen por ser pre existentes y por la legislación provincial, nacional e internacional que los ampara. 

---
La sesión del Concejo Deliberante de este 2 de mayo reciente, con la ausencia de la Presidente del cuerpo, Lorena Soto, No trató el pedido de las comunidades de sancionar a dos concejales que tuvieron  exabruptos el 27 de marzo pasado. El acta donde consta el pedido de los caciques sigue pendiente de firma y su borrador fue modificado, quitándose la prueba de audio. 

Asesoradas por ENDEPA, las comunidades Ychyry, Yvoty Porã, Tataendy y Takuapi Mirî presentaron una nota dirigida a la mencionada Presidente del Concejo Deliberante de Colonia Delicia Mado, denunciando a los renovadores, Matías Sosa y Juan Carlos Closs.  El pedido sancionatorio fue encuadrado en “incumplimiento de los deberes de funcionario público, agravado por discriminación e incitación al odio y la violencia".

Matías Sosa, uno de los ediles señalados por las xenofóbicas palabras (al pensar de la Ongs asesora) fue quién se hizo cargo de conducir la asamblea como Vicepresidente y el asunto brilló por su ausencia, estimándose que No quiso inculparse a sí mismo, aunque el tema figuró en el orden del día de la ante última reunión pero la titular, Lorena Soto, indicó que se dejaría "para más adelante". 

El concejal renovador Miguel Tarnosky supone que el reclamo sancionatorio está encaminado a su archivo, dado el soslayo y evitación del hecho que encuadra dentro de los deberes regidos por la Ley de Municipalidades para los funcionarios legislativos de la comuna. 

Al menos uno de ellos, debería cumplir con una sanción según la norma. Miguel Tarnoski dijo que “no hay nada inventado, está el audio de la sesión y tenemos testigos, incluso está en el borrador del acta”.

Este medio habló con Sergio Cantero, un empleado del Concejo Deliberante, responsable de los registros en audio y redacción de las actas preliminares de cada una de las sesiones. Ratificó los dichos de los ediles. Este funcionario de treinta años de labor en el municipio, y por los menos cuatro en el recinto, fue desplazado por el Intendente Wern presuntamente por haber integrado al acta las palabras de los concejales Sosa y Closs. 

La Presidente del Concejo al parecer ordenó el borrado de la grabación donde los concejales se expresaron mal. Sin embargo accedimos a la misma y los exabruptos se dieron en lo que podría catalogarse como un conversatorio o ronda de intercambios, por el modo mixto en el que se abordan los temas del día. Sin demasiadas rigideces, salvo la lectura formal de notas y actas. No se justifica el hecho en sí, pero el contexto lo induce.

- Concejal Matías Sosa: "las comunidades mbya guaraní de Colonia Delicia, son un atraso para el municipio”; “ellos usurpan cerca de 500 hectáreas en un lugar y 500 en otro lugar, que evita el desarrollo del municipio”.

En la copia preliminar del acta de la sesión del 27 de marzo constaba: “…los aborígenes son usurpadores, ellos invadieron propiedades en Yacutinga con títulos” y que en este lugar “pidieron 500 hectáreas y más de 500 en el otro lugar”; también aseguró que “perdimos lugares turísticos como el salto Aguaray Miní”. Además, consta que dijo: “para colmo ellos se reproducen como conejos y forman nuevas aldeas; ellos no pueden usurpar nomás la propiedad privada, eso no permite el desarrollo, más bien es un atraso para el pueblo”.

El concejal Juan Carlos Closs - que llegó por UxP y "garrocheo" hacia la Renovación - dijo: “Es cierto, en 100 hectáreas hay 6 casas y que ellos son como abejas tienen montón de hijos, se forman 6 o 7 y ya se van a formar un nuevo nido”.

Todo indicaría que el oficialismo gobernante de Colonia Delicia quiere impedir una resolución disciplinaria de los dos ediles cuestionados que responden al Intendente; para los críticos acérrimos, se quiere desactivar el escándalo "a todo costo".

Sin embargo hay que poner un tilde de atención en lo que los concejales de Delicia trataron ese mismo día. El pedido de una comunidad mbya de la zona de mejoras en la conexión eléctrica, ya que tienen un tendido hecho con "alambre San Martin", lo cual constituye en peligro latente. Se recordará un caso de un niño electrocutado en Aristóbulo del Valle. Llevar luz a una aldea es un problemazo. Se dijo que a partir de un poste legalmente instalado, se "cuelgan" varias familias más". 

---
Lo tratado en la sesión aquella, tiene la riqueza conceptual de que - el tema indígena - es un asunto serio y que por años, como afirmamos, nadie le puso "el cascabel al gato". Se habló de los intereses particulares que afectan, como la cita de que el ex- Gobernador Maurice Closs tuvo que desplazar a aldeas de las 600 hectáreas para permitir el desarrollo de la zona hotelera de alta gama que hoy existe. 

Pudimos saber que Maurice Closs tiene un campo o chacra en la zona de Mado - Delicia, así como también el tema de otro particular que fue denunciado por agredir a tiros a una de las comunidades, al reclamar la propiedad de un predio familiar, cuyo litigio perdió. Así, siempre hay casos en la provincia. 

---
En Misiones hay unas 136 aldeas guaraníes que constituyen una diáspora más que una unidad conceptual respecto de las políticas públicas a desarrollar para llevarles beneficios sociales básicos como educación, salud, desarrollo micro económico. 

Aquí los intereses políticos formales como los que encamina la Dirección de Asuntos Guaraníes generan tensiones y divisiones, entre los que se arriman al gobierno renovador, los que se oponen a él y los que no quieren saber nada de ninguno. 

Los municipios con comunidades indígenas - téngase por textual no connotativo - no saben como resolver problemáticas de tierras, de servicios eléctricos, de agua potable, caminos rurales y recursos productivos de inserción con las aldeas que perduran con su "visión cerrada" de las cosas.

Lo que surgió de la polémica de Colonia Delicia tiene que ver con el usufructo de la riqueza natural del suelo misionero, el conflicto constante con la  propiedad y su reconocimiento espacial, ecológico, ancestral y las necesidades del crecimiento, la generación de trabajo y las utilidades económicas que de ello se puede desprender, en las que bien podrían podrían articular y participar en los resultados esas comunidades. 

Los cacicazgos aplanados, sin un liderazgo claro, sin una comisión directiva general de las comunidades por fuera o como contraparte del Estado provincial, las hace vulnerables y les resta capacidad de negociación política con el poder real. 

Así vemos la manipulación a la que son sometidos los grupos afincados en diversos municipios cada vez que llegan las elecciones. Los tratan como "bulto" que se usa para comparecer en las urnas por dádivas o arreglos con el cacique por menudencias varias. 

Por el otro lado, los predios de gran potencial turístico son objeto de disputa como ya dijimos, que no tienen solución de continuidad, aunque algunas aldeas consiguieron el reconocimiento legal de las propiedades. 

Misiones vive frecuentemente la contradicción entre su declamada biodiversidad, bonos de carbono, bosque implantado expansivo, etc y la avanzada del desmonte nativo, en la que la cara visible de la problemática es el hombre como especie - y en ello - la familia mbya guaraní en su cosmogonía, cultura y tradiciones. ¿Cómo se puede resolver en armonía - bella palabra - lo originario y el futuro de estos pueblos, sin quedarse en la intemperie y el infra desarrollo? 


Alcides Cruz





0 Comentarios:

Publicar un comentario

Opine Libremente pero Evite Insultos.

El Vecinal TV Comunitaria

Lo Mas Leido

Radio Vecinal On Line

Guía Digital