11/09/2021

El Gran Titiritero juega en las provincias.

Rovira y Schiaretti


El país esta fundido pero hay gobiernos provinciales que juegan con fuego. Sus líderes son salidos del molde de la derecha en general. Lideran provincias asoladas por la pobreza pero ellos elucubran políticas ajedrecísticas para satisfacer egocentrismos territoriales antes que la concepción de la unidad nacional.

Responden a intereses que están en Estados Unidos, Inglaterra e Israel cuyos diagramas siguen el libreto preparado para el avance sistemático sobre los recursos naturales de la Argentina. Ese plan es la cooptación de los Estados subnacionales para condicionar a los gobiernos nacionales. 

La preparación de este andamiaje fue plasmado en la reforma constitucional de 1994, donde se les reservo a las provincias prerrogativas autonómicas en el artículo 124.

"Las provincias podrán crear regiones para el desarrollo económico y social y establecer órganos con facultades para el cumplimiento de sus fines y podrán también celebrar convenios internacionales en tanto no sean incompatibles con la política exterior de la Nación y no afecten las facultades delegadas al Gobierno federal o el crédito público de la Nación; con conocimiento del Congreso Nacional"...corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio”

Aunque dominio No es lo mismo que propiedad, el debate se oscurece cuando las provincias, bajo el criterio de lo ambiental (Art 41 - CN) pretenden hacer exclusiva la división del mapa político sobre el patrimonio natural que no conoce fronteras internas, como el aire, el agua, la biodiversidad general. 

En lo estrictamente político, las provincias afines a la idea de autonomías concentradas, se constituyen en la pista de aterrizaje de los poderes trasnacionales o "dominios extranjeros". Entiéndase argentinidad cero. 

Provincias que se han vuelto bastiones de las élites mundiales. Por ejemplo, la mentada y peregrina intención cesecionista de Mendoza es motorizada por los intereses de la banca Rothschild. Córdoba fragotea hace mucho tiempo con el "cordobesismo" pregonado por el extinto Juan Manuel De la Sota y continuado por Juan Schiaretti, dos hombres salidos de la escudería del macrismo empresarial y del menemismo político que regó de neo liberalismo la década de 1990. 

Mas en el fondo está el autonomismo correntino de los Romero Feris, o salteñismo histórico de Patrón Costa, Romero, Urtubey, Sáenz y el reciente denuedo del radical pro Gerardo Morales, sospechado en el marco del apoyo logístico al golpe cívico -  militar - evangélico de Bolivia. A este panorama se pueden sumar a San Juan o Misiones, a Tucumán, con francas relaciones internacionales con el Consejo de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, la usina del establishment norteamericano.

La República Argentina es un país vendido en pedacitos por donde se lo mire. Chubut, Neuquén, Rio Negro, enajenadas a ricos del planeta: ingleses, norteamericanos, israelitas, corona holandesa, jeques árabes, italianos, etc.  Lo que pasa es que los argentinos No quieren saber de su lamentable realidad, amasada en años de ingentes gobiernos formateados - antes por golpes militares -  y ahora por endeudamiento atroz; el "otro modo" de ocupación de las naciones colonizadas por la Élite mundial.

Para ello basta con reconocer a los portaaviones económicos como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Fondo Monetario Internacional o las naves políticas como la Organización de Estados Americanos más las oenegés infiltradas y servicios de inteligencia. 

La meneada "defensa de los intereses del interior del pais" no es más que un pataleo posicional para mantener despejado el ducto subterráneo de intereses corporativos extranjeros, de cuya teta maman o pretenden continuar succionando, quienes deben "conducir los destinos" de las provincias.

La "Cancillería del Interior" (Ministerio) del gobierno nacional debe interrelacionarse con estas verdaderas sucursales de los poderes extranjeros, definitivamente consolidados en múltiples formas territoriales, bajo el paraguas de inversiones o  cooperación internacional.  

--

Varios gobiernos provinciales hoy son mencionados como los rebeldes internos y próximos a fundar un bloque confederal con la sola intención de "poner a parir" a la gobernabilidad de Alberto + Cristina. 

El misionero Carlos Rovira blanqueó el diálogo con oficialismos de Salta, Neuquén, Río Negro y Chubut, e incluyó a Córdoba y San Juan para plantarse en "defensa de los intereses del interior del país".

La horizontalidad propuesta por el Presidente Alberto Fernández se derrite como un iceberg, en varios pedazos de hielo. Va quedando claro que la consigna "Nunca Más al neoliberalismo en la Argentina" se reduce a una expresión de cándidos deseos. 

Schiaretti vislumbró que “hay muchos legisladores nacionales que quieren sumarse al interbloque; hay muchos dirigentes del interior que piensan lo mismo que nosotros y no tengo dudas de que tendremos más legisladores porque la solución debe venir desde el interior y con más federalismo”.
 
El mandatario confrontativo y adverso al kirchnerismo se regodeó echando nafta al fuego:  “Nos encontramos frente a un proceso electoral que es singular porque nadie tendrá la mayoría; hay un empate de debilidades y se abre una oportunidad para que la voz de las provincias sea escuchada, con una negociación tanto en el Congreso como en la mesa de gobernadores”. (Ámbito)

Carlos Eduardo Rovira dijo en esa línea que  “Vamos a crear un bloque neo revisionista, que le dé una nueva característica, y tenemos comunicación y consenso con algunas provincias para defender lo nuestro; hoy el escenario nacional va a quedar bastante contrabalanceado...el voto debe ser un voto que asegure no a determinado partido sino a la agenda”(Ámbito)

Lo contradictorio de Carlos Rovira es que se opone a que las otras fuerzas nacionales tengan obediencia partidaria cuando es algo que él exige a toda su línea en la provincia, sean éstos funcionarios o legisladores. 

En una nota anterior conjeturé sobre la posibilidad de que Carlos Rovira pueda lanzarse como candidato a Presidente en el 2023. Sin embargo su estilo de mando tiende a "poner en el poder" a alguien que le obedezca o le responda sin fisuras. Tal fue el caso del ex Gobernador Maurice Closs, a quien en un recordado episodio de desacuerdo o rebeldía, no tardo en espetarle "yo te puse en el cargo". Luego vinieron Hugo Passalacqua y Oscar Herrera Ahuad. que asumieron "el rol de gobernadores" cada uno a su tiempo.

En el 2015, Carlos Eduardo Rovira adelanto la ficha y fue el primero en nominar a Daniel Scioli como el candidato apoyado por el Partido Renovador de la Concordia Social. Scioli perdió y la Renovación giró 180 grados hacia el ganador: Macri.

(De los registros pre electorales quedan los ríos de tinta que dieron lugar las reuniones de la Mesa Federal Anti kirchnerista donde se incubaban los anhelos de Massa, Urtubey, Schiaretti, Pichetto, Bordet y a la que se arrimaron como enviados Passalacqua y Herrera Ahuad alternativamente).

Sergio Massa siempre se declaró admirador y casi discípulo de Rovira al decir que venia a "aprender" del líder renovador misionero. Últimamente por Massa se canalizó la ristra de reclamos y pedidos presupuestarios del 2022 para Misiones en el Congreso. Otro lobby, se encaró por el dilecto amigo del ZICOSUR, el Jefe de Gabinete Juan Manzur. 

Hace poco anduvo de visita el Gobernador de San Juan Sergio Uñac - al que Rovira también apunta para candidato a Presidente en el 2023.  Dijo el jefe renovador: “parte de este consenso también cuenta con figuras que tienen proyección nacional, como el gobernador sanjuanino Sergio Uñac, por decir un caso”. (Ámbito) 

En síntesis: Scioli, Massa, Urtubey, Manzur y Uñac son los amigos preferidos de Misiones y da la provindencial casualidad que comparten agendas en Washington o Nueva York. 

La arenga del Presidente Alberto Fernández a los candidatos e intendentes de Córdoba afines al modelo nacional y popular fue muy significativa al dar en el nervio medular provincialista. Alberto dijo que Córdoba es "territorio hostil" y debe "integrarse" al país. 

Según se mire, la frase fue justa, necesaria y hasta oportuna para dar cuenta que el gobierno nacional tiene en el tablero - visor,  la movida cuasi separatista de algunos Estados subnacionales aunque éstos digan lo contrario. Tal como explique, son funcionales al armar bloques de poder emergentes en el seno del Congreso. En lenguaje gauchesco esto se describe como "rancho aparte". 

Con ese diseño, las élites trasnacionales completan el circuito de manejo y control del país, cuya primera avanzada quedó evidente con el maridaje del Poder Judicial y los medios hegemónicos. (Lawfare y soterramiento de la Ley de Medios) 

..."la alternativa para nuestra Patria en el 2023 tiene que ser federal en serio, y quien garantiza que sea federal en serio es el pensamiento del interior de la Patria" dijo Schiaretti. 

Otro dato curioso es que los gobiernos provinciales que dicen estar por fuera de "la grieta", se muestran al mismo tiempo, a cada rato, "meta cavar con la pala en la mano" queriendo condicionar a la Casa Rosada. Los une un anti kirchnerismo feroz. 

Sobrevuelan como caranchos ruteros sobre las debilidades de poder de Alberto + Cristina; por ejemplo calculan que el Frente de Todos no alcanzará los votos para aprobar el presupuesto 2022, con una composición de la cámara baja desfavorable despúes del 10 de diciembre.

Manzur en esta etapa, tiene la misión de pelearle a Schiaretti el liderazgo de los gobernadores para que los nubarrones de tormenta No lleguen al 2023. Mientras tanto Sergio Massa proyecta una "Moncloa criolla" que de tan predicada no convence. 

Desunidos y dominados, más que nunca se notan los piolines del titiritero: la Élite Mundial.  


Alcides Cruz








---

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Opine Libremente pero Evite Insultos.

El Vecinal TV

Radio Vecinal On Line

Únete al Portal en Facebook

Lo Mas Leido

Guía Digital