3/30/2024

Milei tatuado en la frente





Esta Semana Santa hable con varios conocidos que votaron a Milei y están convencidos del camino que tomaron en su decisión política. Hay dos palabras que forman parte de su repertorio justificador: esperanza y robo. 

Imagínense a que aplican cada una. Milei es la "esperanza" blanca para salir del fracaso nacional y el gobierno anterior "se robó todo", especialmente el kirchnerismo. Son personas informadas pero traslucen en sus afirmaciones el compendio de argumentos sembrados por los canales corporativos  de la derecha. 

Despejando las razones que esgrimieron aparece claramente su discriminación entre peronismo y kirchnerismo, lo que podría interpretarse como un éxito comunicacional de los poderes fácticos en su intento de desmembrar las gestiones de Néstor y Cristina de la parte amigable del PJ que esos sectores prefieren como "peronismo presentable"; es decir aquel peronismo inclinado y amante de las felatio a las corporaciones cipayas y extranjeras. 

Si uno se atreve a preguntarles que les robó efectivamente en lo personal el período kirchnerista NO saben contestar o lo hacen con vaguedades o los residuos de las operaciones de prensa como "los bolsos de López" y las "bóvedas enterradas en la Patagonia por Lázaro Báez". 

A los que son comerciantes los desafié a que me presenten sus rendiciones fiscales entre el 2003 y el 2015 pero huyen por la tangente. Saben con certeza que estuvieron mejor que nunca en sus pequeñas empresas en contraste con la actualidad donde sufren una caída estrepitosa de sus ventas. 

Estas personas son los clásicos predicadores del aguante al anormal mandatario. Inclaudicables sostenedores de la travesía destructiva de las bases sociales del país, bajo el simplismo de que "Milei dijo la verdad" de lo que iba a pasar. Hete aquí la palabra "sacrificio" se conecta con la palabra "esperanza"

Por traslación suponen que todo el mundo debe soportar sus deseos a fuer de No mirar alrededor ni tener contemplación de las desgracias laborales, sanitarias, sociales que está padeciendo el pueblo. Son ellos y su exclusiva circunstancia. 

Aquí entramos en terrenos propios de la psicología social, donde se deben interpretar otros conceptos vinculados al egoísmo, al "salvese quien pueda". Pasa por esa vieja costumbre de acomodarse a la conveniencia personal en tanto resulte un plano favorable para sus intereses individuales. 

El clásico "Martin Pescador" que en otras notas he señalado especialmente. Un especimen cuyo comportamiento es idéntico al de este pájaro costero, que se aposenta en la rama a la vera de los ríos esperando que el pez pase por delante de ellos y aún mejor les salte al pico. De hecho son los oportunistas, los corredizos, los que dicen que el Estado nunca les dió nada y que todo lo hicieron con su propio esfuerzo. 

En otra ocasión hablé de un almacenero que esperaba ansioso la llegada de la primera semana de cada mes cuando los planeros del "Potenciar Trabajo" cobraban. Hoy reniega de las cuentas y de que tuvo que parar la ampliación de su negocio despachando a los albañiles. 

En este punto desearía de manera circunscripta a este tipo de personas, que la crisis desatada por este demencial gobierno demore lo suficiente para ver cómo sus pretendidos esfuerzos individuales No sirven para un carajo si la comunidad No tiene recursos para el consumo; es casi un anhelo malicioso - lo sé - pero quiero verlos patalear porque No venden, porque tienen que despedir a su empleado, porque andan por los rincones lamentando No ir a la playa de Brasil, porque no pueden pagar los impuestos o los servicios. 

De hecho está ocurriendo con algunos célebres predicadores de la derecha aporofóbica como Fantino o el peluquero Cuggini que braman por las boletas de la luz. Ahora parece que se les acabó el amor por Milei. ¡Aja! Que les toque a otros pero no a ellos.

El canuto de dólares No se mancha. ¿No? 

En general son unos egoístas que quieren balconear la crisis; mirarla por televisión o discutirla por Whatsapp. En el sentido general son unos idiotas, como la palabra lo indica. Personas que no se involucran en el destino de sus comunidades. Fanáticos - por una palabra que usan a menudo para rechazar ideas contrarias -, fanáticos del "yo hago la mía". 

En esta manada hay radicales "cualquierita me valga", peronistas "derechocientos", macristas reconvertidos, fundamentalistas de la Bullrich y nostálgicos de la dictadura. Además de un montón de gente que "No leyó un puto libro de historia reciente ni siquiera el diario". 

A todos ellos, en la plenitud de los intercambios epistolares les señalé que esta vez "No hay vuelta atrás". Si señor! ¡No hay vuelta atrás! 

Qué ningún partido político con conciencia patriótica los vaya a buscar para seducirlos como pretenden los olvidadizos de repente.  Que se vayan al carajo libertario nomás.

Separemos las aguas. ¡Qué grieta ni ocho cuartos! No se retrocede más para contentar a la derecha y sus facciones. 

Están en la vereda de Milei...ya NO te podrán cruzar jamás a la del campo nacional y popular. Aunque suene jodido, si fuera posible, deberían tatuarse en la frente "Soy de Milei" que suena lindo. Tatuarse su cara en el cuerpo, su cara chupada de león flaco y la motosierra inclusive. Es un parangón al nazismo alemán que pintaba las puertas de los judíos o les ponían la estrella de David para identificarlos. Como en general son fascistoides No creo que les cueste demasiado auto señalarse. 

Para los aguantadores de Milei; para los que baten el parche con memes y recortes en las redes sociales, para los que son correa de transmisión de esta ignominia nacional hay que afirmar y tallar en las piedras:

¡No hay vuelta atrás! 


Alcides Cruz





0 Comentarios:

Publicar un comentario

Opine Libremente pero Evite Insultos.

El Vecinal TV

Radio Vecinal On Line

Únete al Portal en Facebook

Lo Mas Leido

Guía Digital