7/01/2024

Garupá. Habla el acusado del rapto de la chica de 15 años.

Una investigación tirada de los pelos puso a un hombre en la necesidad de limpiar su nombre y honor. No es solo el caso policial sino el modo en el que se mueve el Poder Judicial. Alejandro Díaz se siente abochornado por el escándalo. Cuenta su verdad. Entretanto se averigua a la presunta víctima desde su perfil relacional.  Hay que ver ambos videos para tener una idea de lo que pasó. 







Por Alcides Cruz - licencia CC BY 4.0.©



COLABORE CON EL PERIODISTA

---



Un procedimiento desprolijo, con pocos elementos de sustentabilidad, donde el apresuramiento policíaco primó por sobre el análisis de datos. La presunción de que los agentes intervinientes hurtaron un bombilla de oro, $55 mil y el sueldo del detenido al cual le incautaron el teléfono con su cuenta electrónica y la tarjeta del cajero automático. 



Alejandro Díaz - Parte 1



Negligencia por donde se mire. Detención delante de los hijos de 8 y 9 años; impedimento de retirarlos de la casa de sus abuelos a la esposa del encausado; impedimento de ingreso al domicilio de la dueña cuando unos veinte policías invadieron el lugar y revolvieron todo rompiendo muebles. No levantamiento de actas ni lectura de la misma con todo lo que se llevaron, como por ejemplo un secador de pelo. Dos vecinos de testigos obligados, que No conocen los enseres. 


En la Comisaría 5ta. de Garupá el detenido pidiendo agua por favor después de 12 horas en el calabozo, porque sino se podía deshidratar y ningún agente de guardia le ofreció...agua!. Solo vigilaban que "no se ahorcara".



Alejandro Díaz - Parte 2



Encerrado e incomunicado bajo la presunción de secuestro de una chica de 15 años, quieren hacerle firmar tardíamente al detenido un papel por "averiguación de antecedentes". Al revés del pepino!


Alejandro Díaz ni vió al juez. Lo soltaron a menos de 24 horas de detenerlo sujeto al expediente. No conoce a la denunciante. De lo único que se valió la policía fue de una captura de la cámara de seguridad del supermercado chino ubicado a una cuadra de la escuela secundaria BOP 35, de Ñu Porá.


Una furgoneta blanca. La única que paso por allí cuando Díaz iba a buscar a sus hijos en casa de los suegros. El hombre de 57 años se siente el perejil de una salsa mal hecha.





---

Este trabajo tiene la licencia CC BY 4.0




0 Comentarios:

Publicar un comentario

Opine Libremente pero Evite Insultos.

El Vecinal TV Comunitaria

Lo Mas Leido

Radio Vecinal On Line

Guía Digital